Un mouse óptico también requiere, aunque en menor medida, limpieza y mantenimiento.

El Mouse óptico es uno de los artefactos o periféricos mejor dicho, mas delicados de la informática. El mismo posee un lente del tipo «haz luminoso» el cual mayormente es de color rojo sangre y sirve para ubicar o posicionar el puntero del Mouse en la superficie en donde se encuentre.

Vamos a explicarte con simples pasos, como hacer el mantenimiento y la limpieza necesaria para evitar futuras roturas o desgastes del lente del mismo.

¿Cuáles son las distintas roturas que sufren los Mouse ópticos?

El Mouse óptico generalmente sufre varios tipos de daños, ya sea por desgaste o por golpes que ocasionan las siguientes fallas:

 

• Menor precisión
• El puntero se mueve solo, ya que el haz de luz tiene menos potencia
• Las teclas o clicks hay que presionarlas mucho mas para que funcionen
• La rueda del Mouse se traba

Y demás factores que hacen imposible el uso normal del mismo

¿Como hacemos para limpiar el Mouse óptico?

• Primero tendremos que desconectar el Mouse de la computadora
• Destornillar los 2 tornillos principales que unen la parte de abajo con la de arriba
• Con un hisopo bañado con muy poco alcohol, limpiar el pequeño y circular lector que emite el haz de luz rojo

Con este proceso, el Mouse tendría que funcionar perfectamente.